J. A. Regodón, 2003

Tema 8: Las plantas con flor: estructura y función

Los tejidos vegetales

 

Las son un grupo de plantas que abarcan las algas, hongos y líquenes, no poseen verdaderos tejidos (poseen talo). En cambio las cormofitas o vegetales superiores (poseen cormo) sí poseen tejidos, los cuales se diferencian de los tejidos animales por la ausencia de sustancia intercelular y por la presencia de células muertas en algunos tipos.

 

Clasificación de los tejidos vegetales

Se clasifican en meristemáticos (sus células se dividen) y adultos (no se dividen).

A su vez los adultos se dividen en TRES sistemas: dérmico, fundamental, y vascular.

 

1) Meristemáticos (meristemos):

Los meristemos son tejidos que tienen a su cargo la formación de todos los demás tejidos de las plantas. Se encargan del crecimiento del vegetal. Están formados por células pequeñas dispuestas de forma compacta, con pared celular fina (con poca ), pocas vacuolas en el citoplasma y gran núcleo que suele encontrarse frecuentemente en , ya que sus células se dividen muy activamente. Hay 2 tipos de meristemos:

- Apicales o primarios: Se encuentran en de las raíces y tallos y en las yemas del tallo. Son los responsables del crecimiento en de la planta.

- Secundarios o laterales: Son los que forman los anillos del tallo y raíz, por lo tanto se encargan del crecimiento en de la planta. Se distinguen dos tipos: el cambium vascular (forma los tejidos conductores) y el cambium suberógeno (forma el suber).

2) Tejidos adultos: Se encuentran divididos en 3 sistemas:

 

a) Sistema dérmico (protector): recubren la superficie de la planta para protegerla de las agresiones externas.

Se distinguen 2 tipos principales de tejidos protectores: epidermis y suber.

- Epidermis: es la encargada de proteger las partes más delicadas de las plantas, como las hojas, pétalos de flores, frutos, tallos jóvenes (o herbáceos).

Está formado por una sola capa de células vivas, con paredes celulares muy delgadas y sin cloroplastos. La cara externa de esta capa se recubre por una sustancia cérea llamada cutina, formando la cutícula. Su función es evitar la pérdida de agua, ya que la cutícula es .

Como la planta necesita transpirar e intercambiar CO2 y O2 con la atmósfera, aparecen unas estructuras llamadas estomas que se pueden cerrar o abrir según las condiciones ambientales. Los estomas se abren o se cierran gracias a las variaciones de la presión osmótica en el interior de las células que lo forman.

En algunos casos aparecen pelos en la epidermis, los cuales están formados por una o más células. Sus funciones son muy variadas, desde proteger a la planta de la excesiva evaporación (pelos de los cactus) a absorber agua y sales minerales del suelo (pelos de ). 

- Súber o corcho: se halla en la parte externa de los tallos y de las raíces de más de un año. Está formado por varias capas de células que se han ido recubriendo de suberina e incluso lignina, ambas son impermeables y provocan la de estas células, quedando únicamente las paredes celulares vacías. Para facilitar el necesario intercambio gaseoso entre el vegetal y la atmósfera aparecen en el súber grietas crateriformes, visibles a simple vista (lenticelas).

b) Sistema fundamental: Constituyen la mayor parte de la masa vegetal. Están formados por células vivas, de pared delgada y con diversas funciones. Hay tres tipos de tejidos:

- Parénquimas: Se encuentra en toda la planta. Según su función hay:

P. clorofílico: células especializadas en la (tienen numerosos , por lo tanto están en los tallos jóvenes y hojas.

P. de reserva: células que almacenan sustancias de reserva (ej: almidón) en sus grandes y en determinados tipos de plastos. Se encuentran en la médula y corteza de tallos y raíces, semillas, pulpa de frutos carnosos, tubérculos, etc. 

P. acuífero: sus células almacenan . Ej: cactus.

P. aerífero: formado por células que forman cámaras llenas de aire que sirven para que las plantas acuáticas floten e intercambien gases con el entorno.

P. de relleno: Actúa de relleno o unión entre unos tejidos y otros.

- Colénquima: Formado por células vivas, alargadas, cuyas paredes están engrosadas irregularmente, gracias a lo cual puede absorber agua y nutrientes. Se localiza en las hojas y tallos jóvenes en crecimiento activo, a las que sirve de sostén.

- Esclerénquima: Está constituido por 2 tipos de células muertas con las paredes celulares provocando una gran resistencia. Sirven de sostén a las partes ya desarrolladas.

c) Sistema vascular (tejidos conductores): Son los encargados del transporte de la savia por toda la planta. Están formados por células que constituyen tubos o vasos, que recorren el vegetal. Estos vasos se agrupan formando los 2 componentes del sistema conductor (vascular): floema y xilema.

- Xilema: Conduce la savia (agua y sales minerales) desde las  hasta las . Sus vasos están constituidos por células muertas (sólo quedan las  paredes) con las paredes reforzadas con lignina.

- Floema: conduce la savia (agua y materia orgánica) desde las a todas las células no fotosintéticas de las plantas. Está formado por una serie de células vivas alargadas que constituyen los llamados tubos cribosos. Las células se comunican entre sí por unas cribas laminares (placa cribosa). Las cribas en las plantas de hoja caduca de taponan en otoño con una sustancia, de forma que se interrumpe el transporte. En primavera esta sustancia se disuelve y se restablece el transporte en la planta.

En el floema de las angiospermas pueden encontrarse células secretoras y en el de gimnospermas pueden localizarse conductos resiníferos.

VOLVER A PÁGINA ANTERIOR