UNIDAD 3

EL ARTE CLÁSICO

 

TEMA 3

LA ESCULTURA GRIEGA

 

Google                                  

 

2.2. ESCULTURA CLÁSICA (SIGLOS V Y IV A.C.)

- En los siglos V y IV a C la escultura griega llega a su culminación, creando en esta época obras que han quedado como modelos de belleza y perfección plástica.

A) El siglo V a.C. La Etapa Clásica

- En este siglo se produce un proceso febril de realizaciones para conmemorar la victoria frente a los persas y para reconstruir lo destruido.

- El objetivo estético es plasmar la belleza ideal, aunque es un arte naturalista se tiende a la idealización, partiendo de la realidad se crean arquetipos. El verdadero protagonista es el cuerpo masculino desnudo, consiguiéndose en su realización un dominio total de la anatomía. Los temas mas representados pertenecen al mundo mítico de los dioses y héroes, que son tratados con gran seriedad. Se pierde definitivamente el hieratismo, lográndose la movilidad de las figuras y captando gestos y actitudes. También se abandona la frontalidad, las esculturas tienen varios puntos de vista.

- Durante los primeros 50 años del s. V a.C. encontramos una etapa de transición hacia esos objetivos, aún con restos de arcaísmo, el “Estilo Severo”. Vemos pasos hacia la perfección anatómica, mayor dinamismo, y las soluciones para adaptar la escultura a los tímpanos de los frontones.

+ Ejemplos de este período son: Los Frontones del Templo de Afaia en Egina y los Frontones del Templo de Zeus en Olimpia (ya mencionados más arriba); los Relieves del Trono Ludovisi (Nacimiento de Afrodita); bronces como Poseidón, los Guerreros de Riace o el Auriga de Delfos.

          

          

+ Critios: destaca de esta etapa este escultor, autor de los Tiranicidas y el Efebo Atleta, que supone el inicio de la época preclásica, gracias a lo novedoso de su postura, precedente del “contraposto”: dobla una rodilla para apoyar todo el peso del cuerpo en una sola pierna, su anatomía es más realista, aunque el pelo sigue en la misma línea, corto; y la cabeza no está totalmente recta, sino un poco girada y ligeramente inclinada hacia abajo.

    

- A partir de mediados del siglo V a.C. se inicia la “Etapa Clásica” propiamente dicha:

+ Mirón: Broncista, aunque las obras que se conservan son copias romanas en mármol, como en la mayoría de los casos que vamos a ver. Su obra más famosa es el Discóbolo, en el que Mirón demuestra ser el maestro del movimiento, no estamos ante la tradicional postura erguida, sino que la que realiza es muy atrevida, capta un instante, el momento previo a lanzar el disco, el momento de esfuerzo máximo, por ello todo el cuerpo está en tensión, pero la cabeza no se acaba de corresponder con el cuerpo, ya que está demasiado tranquilo, concentrado, pero sereno. También suyo es el grupo de Atenea y Marsyas, en el que Atenea está andando y con la cabeza mira el suelo al mismo punto donde está mirando Marsyas, formando una uve, Atenea está serena y viste el peplos, Marsyas es una figura desnuda en tensión, lo que permite mostrar una potente musculatura.

    

+ Policleto: También broncista. Publica el "Kanon", obra en la que realiza un estudio de las medidas y proporciones del cuerpo humano, la belleza estaría en estas proporciones (la altura total del cuerpo es siete veces la cabeza) y en la simetría. En el Dorífero, portador de lanza, plasma todas sus teorías: cabeza esférica, proporciones y simetría, postura clásica o “contraposto”, erguido, con cierta curvatura en el torso y la cadera al descansar todo el peso sobre una pierna. El Diadúmeno posee unas características muy parecidas al anterior, aparece atándose una cinta a las sienes. Otra obra suya es una Amazona herida, premiada en un concurso para la decoración del Santuario de Éfeso, en el que compitió con Fidias y Crésilas hacia mediados del siglo V a.C.

          

+ Fidias: Unido a Pericles por la reconstrucción y ordenación monumental del Acrópolis de Atenas, es el escultor de los dioses, el que mejor capta la esencia de la divinidad, autor de dos gigantescas esculturas crisoelefantinas (núcleo de madera con placas de oro y marfil): la Atenea Parthenos, de la que se conserva una pequeña copia romana en mármol, la Atenea Farnesio, de unos 12 metros de altura y se encontraba en el interior del Partenón, lleva la coraza sobre el pecho, una túnica hasta los pies, el casco sobre la cabeza y una victoria de tamaño natural en la mano, su escudo mostraba la amazonomaquia en relieve en la parte delantera y la gigantomaquia pintada por la parte de atrás; y el Zeus de Olimpia, hoy perdido, que estaba sentado con una victoria en la mano derecha y un cetro en la izquierda, de 15 metros, sedente, obra que aseguró su inmortalidad.

               

Otras obras suyas: la Atenea Prómachos, en bronce, sólo conoccida por monedas, es la salvadora y guardiana de la ciudad, representada como guerrera tenía unos 15 metros de altura, estaba situada en la mitad de la Acrópolis; la Atenea Lemnia, su mejor obra, cuya cabeza se ha denominado como “la belleza” porque corresponde con el canon de belleza perfecta del siglo V a.C.; la Amazona herida del concurso de Éfeso.

También se atribuye a Fidias toda la decoración escultórica del Partenón, que influirá en los escultores del “Estilo Partenón” del “Estilo Bello”, de finales del siglo V a.C.: las Metopas del Friso del Dórico (composiciones claras, de dos o tres figuras, en altorrelieve); el Friso de las Panateneas (representación en bajorrelieve de la procesión de las Panateneas, en el friso alrededor de la cella del Partenón; no es una representación esquemática, las figuras son vivas e individualizadas, representadas mediante un naturalismo idealizado); las esculturas de los Frontones del Partenón (excelentes composiciones, en las que las figuras se ajustan perfectamente al frontón; en el frontón oriental se representa el Nacimiento de Atenea y en el occidental la Lucha de Atenea y Poseidón por el Ática; estudia la anatomía en los desnudos y de los vestidos en las figuras femeninas, aunque mediante la “técnica de paños mojados” también en este caso se adivina la anatomía).

         

- Las realizaciones de finales del siglo V a.C. se pueden clasificar dentro de una nueva etapa dentro de la evolución  de la escultura en la Etapa Clásica, el denominado “Estilo Partenón” o “Estilo Bello”.

+ Krésilas destaca entre los escultores adscritos a este periodo: Realizó un Busto de Pericles, situado en el Acrópolis de Atenas, con casco corintio y muy idealizado. También conservamos su Amazona Herida del concurso de Éfeso.

    

+ Kallimachos: Sus obras continúan en la línea de la técnica de los paños mojados inaugurada por Fidias en el Partenón, la Afrodita de Frejus y el relieve de la Victoria atándose la sandalia del Templo de Atenea Nike.

    

+ Otros ejemplos de la escultura de esta etapa: La Victoria de Paionios, que conmemoraba una victoria frente a los espartanos y recoge el momento en que la victoria se posa en el suelo, la túnica se ajusta totalmente cuerpo y se arremolina en la parte de atrás, siendo el antecedente de la victoria de Samotracia. También destacan, de autores anónimos pero en la misma línea de las anteriores: la Nióbide herida, escultura femenina prácticamente desnuda que representa el momento en el que ha recibido una flecha en la espalda y está luchando por quitársela, destaca por el rostro, que ya refleja el sufrimiento; y la Hera Barberini.

          

 

Anterior          Siguiente

 

 

Volver a la página principal de Historia del Arte 

 

Google                                         

 

 

 

 

 

© Jesús A. Manzaneque Casero

 

Profesor de Educación Secundaria

I.E.S. Isabel Martínez Buendía

Pedro Muñoz (Ciudad Real)

 ESPAÑA

 

jmac0005@almez.pntic.mec.es