GLOSARIO DE TÉRMINOS ARTÍSTICOS

 

LETRA P

 

Google                              

 

- PALEOCRISTIANO: El Arte Paleocristiano puede entenderse como una evolución del arte romano tardío. Sin embargo, la religión cristiana insufla un nuevo espíritu al arte y lo carga de símbolos. Esto motivará que este arte sea simple, estilizado, renunciando a la perspectiva y a la profundidad espacial, eliminando las proporciones y los rasgos del cuerpo humano para acentuar los aspectos religiosos. El fondo predomina sobre la forma y la expresividad vence a la estética.

Al hablar de períodos dentro del arte paleocristiano, los especialistas hacen referencia a dos etapas: la primera alcanza desde el siglo II al 313, fecha del Edicto de Milán en el que se otorga libertad al cristianismo; y la segunda que abarca desde el 313 hasta el siglo VII. El primer momento se caracteriza por la persecución y el recogimiento mientras que durante el segundo el cristiano toma la calle y sus monumentos pueblan todo el espacio.

Las catacumbas serán la construcción arquitectónica más característica de este primer periodo. Se trataba de cementerios excavados formados por un amplio número de galerías que conducían a amplias cámaras llamadas cubicula. En las paredes de éstas se abrían nichos para los enterramientos, en ocasiones protegidos con arcos de medio punto o arcosolium.

La arquitectura paleocristiana tras el Edicto de Milán suele subdividirse en dos grupos: el occidental y el oriental. En occidente nos encontramos con la adaptación de la basílica romana en el tipo de iglesia habitual. Se trata de un edificio de planta rectangular con tres naves separadas por columnas mientras que en el fondo hallamos un ábside semicircular. La nave central gana en altura a las laterales y se encuentra, habitualmente, cubierta con casetones de madera. La fachada suele tener tantas puertas como galerías y puede existir un nartex o atrio a los pies del templo, lugar habitual para los neófitos. Buenos ejemplos de basílicas pueden ser Santa María la Mayor, San Juan de Letrán, San Pablo o San Lorenzo Extramuros, todas en Roma. El otro gran edificio occidental es el baptisterio; su planta es circular o poligonal, inspirándose en modelos romanos. La pila suele estar en el centro y disponen de galerías bajas, separadas del espacio central por columnas. La circulación de los fieles implica esta disposición arquitectónica. Entre los más importantes baptisterios encontramos los de Constantino y Letrán en Roma o el Mausoleo de Santa Constanza en la misma ciudad o el baptisterio de Ravena.

En oriente la arquitectura paleocristiana recibirá la influencia del helenismo y del arte mesopotámico. Los templos tienen planta de cruz griega -los brazos tienen la misma longitud- o son octogonales o circulares, al igual que los baptisterios. Las cubiertas más utilizadas serán las bóvedas y las cúpulas sobre pechinas. Estas influencias llegarán a occidente a través del exarcado bizantino de Ravena, un foco oriental en pleno corazón de Italia. En Ravena se levantan el Baptisterio de los Ortodoxos, la tumba de Teodorico y el mausoleo de Gala Placidia, cuyo exterior puede contemplarse en este número de la colección. La tumba de Teodorico presenta planta circular con dos pisos, cerrada con una cúpula monolítica de 10 metros de diámetro, conjugando elementos orientales con germánicos. El mausoleo de Gala Placidia tiene planta de cruz griega, siendo la primera construcción occidental que aparece con esta disposición. Su interior se cierra con una cúpula y bóvedas de cañón, decorándose sus paredes con ricos mosaicos.

La escultura paleocristiana destaca más por su significado y su simbolismo que por sus formas. El lugar donde más muestras escultóricas encontramos serán los sarcófagos. En un primer momento se utilizan figuras paganas con un claro simbolismo cristiano como Psiquis como el alma o Eros simbolizando a Cristo. Posteriormente se incorporan temas propios como el Crismón, el Cordero, o el Pez, elementos que simbolizan a Cristo. Algunos sarcófagos son decorados con estrígiles, objeto utilizado por los gladiadores y atletas para quitarse el polvo y la grasa incrustada en su piel. Estaba formado por dos contracurvas por lo que se obtiene una elegante decoración geométrica. Las decoraciones de sarcófagos se pueden dividir en varios grupos: escenas sin interrupción que se suceden a lo largo del friso; escenas o personajes encuadrados por columnas; estrígiles a ambos lados y un medallón central. Las estatuas de bulto redondo son más bien escasas, siendo Jesús el protagonista de las que han subsistido.

La pintura paleocristiana es bastante escasa, quedando restos de frescos que siguen las técnicas pompeyanas. La temática hace referencias continuas al Cristianismo, pudiendo tratarse de "oraciones representadas", siendo su iconografía totalmente simbólica.

- PALESTRA: terreno deportivo al aire libre donde se practicaba la lucha y otras actividades gimnásticas y deportivas en la Grecia clásica, era cuadrado o rectangular y rodeado de muros o pórticos de columnas. En uno de los lados había unas habitaciones que servían de vestuarios, de salas de descanso con bancos, de baños y de almacén de arena y aceite, con el que se untaban el cuerpo los atletas. Ejemplo, la Palestra del Santuario de Zeus en Olimpia, del siglo III a. C.

                                                                                                                                                              

- PANTEÓN: Panteón (del griego παν, pan, «todo» + θεών, theon, «de los dioses»), en un sentido, es el conjunto de todos los dioses de una religión o mitología politeísta particular; en otro sentido, se refiere a un templo o edificio sagrado dedicado a todos los dioses de una religión politeísta particular. El Panteón de Agripa, construido por Adriano en el siglo II como un templo para todos los dioses romanos. La idea inicial se debió al general de Augusto y político romano Agripa, que hacia el 27 a.C. decidió iniciar este monumento como prueba de la tolerancia religiosa del imperio. El Panteón consta de un pórtico con ocho columnas que da paso a una enorme rotonda de 43,50 metros de diámetro, cubierta por una cúpula de la misma altura, que dan lugar al mayor espacio nunca construido hasta entonces. La cúpula está decorada con casetones y presenta en su centro un gran óculo.

         

- PANTOCRÁTOR: (del griego panto-krator = todopoderoso), es una representación característica de Cristo durante el Románico, triunfante, en majestad, omnipotente al final de los tiempos; sentado, sosteniendo los Evangelios con la mano izquierda mientras muestre la derecha en actitud de bendecir. Ejemplo: el de San Clemente de Tahull, del XII.

- PECHINA: Cada una de las cuatro bovedillas triangulares curvilíneas sobre los que se sustenta una cúpula. Sirven para pasar de la planta cuadrada del crucero de una iglesia a la circular y poder acometer la construcción de una cúpula. Las primeras y más famosas cúpulas sobre pechinas las encontramos en el Arte Bizantino, sobre todo el modelo de Santa Sofía de Constantinopla, del siglo VI, pero será durante el Románico cuando se generalicen, por influencia oriental, en el arte europeo occidental, sobre todo en el suroeste francés y en la región del Duero en España, como podemos apreciar, por ejemplo, en la Catedral de Zamora, del siglo XII.

- PERALTADO O REALZADO (ARCO): Es un arco estirado por medio de una o varias dovelas rectas colocadas por encima de la línea de impostas con la finalidad de dotarlo de mayor altura. Es muy característico del Prerrománico, concretamente del Arte Asturiano, principalmente en Santa María del Naranco, del siglo IX, pero algunos de sus ejemplos más característicos los encontramos en el Románico, como en la Catedral de Santiago de Compostela, del siglo XI.

- PERÍPTERO: Templo que tiene un anillo de columnas que lo rodean por los cuatro lados y generalmente es el de mayor tamaño. De este tipo suelen ser el 90% de los templos griegos. El templo períptero se clasifica necesariamente también por el número de columnas que tiene en el lado corto, así si tiene seis se llama períptero hexástilo, sí es de ocho períptero octástilo, sí es de diez períptero decástilo y sí es de doce períptero dodecástilo. Además se añadía una regla por la cual el número de columnas del lado largo debía de tener el doble más una, de las columnas de los lados estrechos. Esta regla corresponde a la etapa clásica, siendo diferente en los templos de la etapa arcaica. Ejemplo, el Partenón del Acrópolis de Atenas, del siglo V a. C.

- PERISTILO: en la arquitectura griega se denomina peristilo a las columnas que rodean los muros de los templos. [Nota: conviene continuar la explicación de este concepto describiendo el anterior, períptero, ejemplos incluidos]

- PERPIAÑO O FAJÓN (ARCO): Es un arco dispuesto transversalmente al eje de la nave, que ciñe la bóveda de medio cañón con la finalidad de reforzarlo y trasladar el peso de ésta a los pilares de la iglesia. Es muy característico del Prerrománico, concretamente del Arte Asturiano, principalmente lo podemos encontrar en Santa María del Naranco, del siglo IX, pero algunos de sus ejemplos más característicos los encontramos en el Románico, como en la Catedral de Santiago de Compostela, del siglo XI.

- PERSPECTIVA: La representación ficticia de la tercera dimensión se logra mediante la perspectiva, pero no hay una única forma de lograr este efecto, ya que a lo largo de la historia ha sido realizado mediante distintos medios:

El primer sistema de valoración del espacio es la perspectiva caballera, que representa a mayor tamaño las figuras situadas en primer lugar (ejemplo, las Pinturas murales de la tumba de Nebamun, del Imperio Nuevo Egipcio, siglo XIV a. C.), aunque, por otra parte, impera a veces un sentido jerárquico, por lo que las figuras representadas a mayor tamaño son las que tienen un mayor significado político o religioso.

Podemos hablar de pintura plana, sin volumen ni perspectiva, a partir del Arte Paleocristiano, siglos IV y V, y, sobre todo, durante el Románico, siglos XI y XII, donde las formas se representan según un tamaño simbólico. Ejemplo: Anuncio del Ángel a los Pastores en San Isidoro de León, del siglo XII).

La perspectiva lineal  se consigue mediante líneas que alargan ilusoriamente la superficie plana hasta un espacio interno, siendo el medio para disponer las figuras con relación al fondo.

A partir del Renacimiento, siglos XV y XVI, se formula la perspectiva central, que logra definitivamente la recuperación de la tercera dimensión, mediante la representación de un único "punto de fuga" hacia el que convergen todas las líneas, sobre las que se sitúan las figuras, colocándose en diferentes planos paralelos al fondo. Ejemplo: Desposorios de la Virgen de Rafael, siglo XVI).

El escorzo (ejemplo, Cristo muerto de Andrea Mantegna, Renacimiento Italiano, Quattrocento, siglo XV) es un recurso propio de la representación de la perspectiva. Se representa colocando las figuras perpendiculares u oblicuas al fondo, al plano sobre el que se pinta.

La superación de la perspectiva lineal se inicia con Leonardo da Vinci, que utiliza la técnica del ESFUMATO, considerando fundamental la representación del espacio aéreo que hay entre las figuras (ejemplo, La Gioconda, Renacimiento Italiano, Cinquecento, siglo XVI). La perspectiva aérea es la forma más real de representar la tercera dimensión en una pintura, se trata de representar la atmósfera que hay entre las figuras difuminando los tonos cromáticos y las siluetas en relación con las diferentes distancias que cada figura o elemento del cuadro ocupa sobre el plano, no representando con la misma intensidad las figuras de los primeros planos y las del fondo, la línea y el modelado se diluyen (ejemplo, Las Meninas de Velázquez, Barroco, siglo XVII).

         

 

Continuación del Glosario de las letras P

 

 

 

 

 © Jesús A. Manzaneque Casero

 

Profesor de Educación Secundaria

I.E.S. Isabel Martínez Buendía

Pedro Muñoz (Ciudad Real)

 ESPAÑA

 

jmac0005@almez.pntic.mec.es

 

 

 

Google