UNIDAD 1

INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA DEL ARTE

 

TEMA 2

ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN DE LA OBRA ARQUITECTÓNICA

 

Google
 

2.2. Elementos sustentantes

A) Muros

- Es el elemento sustentante de mayor entidad, en el que lo más interesante es destacar la forma de estar aparejados los materiales que lo constituyen. El aparejo puede ser:

- Aparejo irregular: entre los que destaca el ciclópeo (fig. 16: Murallas de Tirinto), formado por piedras irregulares de gran tamaño; el de mampostería, formado por piedras sin labrar llamadas mampuestos (fig. 17: Restos de viviendas ibéricas); y el de sillarejo (fig. 18: Iglesia de San Miguel de Lillo), formado por sillares de pequeño tamaño labrados toscamente.

                    

- Aparejo regular: entre los que destacan el de sillares, piedras labradas de sección rectangular, pudiendo ser isódomo a soga (fig. 19: Templo de Atenea Nike), cuando está realizado con piezas en paralelepípedo iguales unas a otras y aparecen al exterior vistas por su lado ancho, a soga y tizón (fig. 20: Ponte Bibei), cuando los sillares aparecen al exterior vistos alternadamente por su lado ancho y estrecho, almohadillado (fig. 21: Palacio de Carlos V en la Alhambra de Granada de Machuca), cuando los sillares tienen los vértices rehundidos, etc.

                    

B) Vanos: puertas y ventanas

- En ellas debemos prestar atención a la parte baja, que en las puertas se denomina umbral y en las ventanas alféizar; a los laterales, las jambas, que tendrán especial importancia en la Edad Media, donde aparecen abocinadas; a la parte superior se la denomina dintel cuando es horizontal y como el arco correspondiente cuando tiene esa terminación, con arquivoltas si están abocinadas; además, en ocasiones pueden estar divididas en dos mitades por el denominado parteluz (fig. 22: Portada de la Catedral de Notre-Dame de París). Otro interesante elemento es el alfiz (fig. 23: Mihrab de la Mezquita de Córdoba), moldura que envuelve un arco con fines decorativos, característico de la arquitectura árabe.

         

C) Columnas

- Elemento sustentante vertical de sección curva, cilíndrica, que podemos encontrar como elemento constructivo (fig. 24: Templo de Poseidón en Paestum), pero también como elemento decorativo, de forma aislada (fig. 25: Columna Trajana). En su elaboración se cuidan sus proporciones, como si se tratara de una escultura, completándose su gracia y sensibilidad con la leve curvatura del perfil de su fuste, con el galbo o éntasis.

         

- Sus elementos son: basa, elemento de apoyo; fuste, elemento principal, formado generalmente por tambores, y normalmente estriado; y capitel, decorado con molduras y todo tipo elementos decorativos (fig. 26: Órdenes Clásicos).

- Los órdenes clásicos son: dórico (fig. 27: El Partenón en la Acrópolis de Atenas), con un capitel como una almohadilla y un friso característico en el que alternan triglifos y metopas; toscano, orden puramente romano derivado del dórico griego (fig. 28: Orden Toscano); jónico, cuyo capitel característico es con volutas, soportando un  friso corrido decorado con relieves (fig. 29: Fachada oriental del Erecteion del Acrópolis de Atenas); corintio, con el capitel profusamente decorado con hojas de acanto y friso como en el orden jónico (fig. 30: Templo de Zeus Olímpico en Atenas); compuesto, cuyo capitel es una mezcla del jónico y del corintio (fig. 31: Orden Compuesto). Además, debemos mencionar las cariátides (fig. 32: Pórtico de las Cariátides del Erecteion del Acrópolis de Atenas), columnas como figuras femeninas. Por último, decir que el arte románico y el gótico también han dado lugar a una gran variedad de columnas, pero su estudio abordaremos en los temas dedicados a dichos estilos arquitectónicos.

                    

                     

- Decir que un templo es de estilo dórico o corintio significa, fundamentalmente, que es de columna dórica o corintia, aunque también encontramos diferencias en el entablamento (elemento sustentado).

- Si la columna no está exenta, sino que la encontramos adosada al muro, se denomina columna adosada (fig. 33: Maison Carrée de Nimes).

D) Pilares

- El pilar es un elemento sustentante vertical de sección poligonal, básicamente el pilar cuadrado (fig. 34: Templo de la Reina Hatshepsut en Deir-el-Bahari), aunque en la Edad Media aparece el pilar cruciforme (fig. 35: Interior de la Catedral de Santiago de Compostela), al ajustarse a los cuatro arcos que corresponden a cada tramo de la nave de un edificio, complicándose aún más con el tiempo, durante el Gótico aparece el pilar baquetonado (fig. 36: Interior de la Sainte Chapelle de París).

                    

- Los pilares no suelen ajustarse a la normativa de los órdenes.

- Si el pilar está adosado al muro se denomina pilastra, utilizándose frecuentemente en este caso los órdenes, y si se sitúa detrás de una columna se denomina retropilastra (fig. 37: Panteón de Agripa de Roma).

 

Anterior          Siguiente

 

 

Volver a la página principal de Historia del Arte 

 

 

 

© Jesús A. Manzaneque Casero

 

Profesor de Educación Secundaria

I.E.S. Isabel Martínez Buendía

Pedro Muñoz (Ciudad Real)

 ESPAÑA

 

jmac0005@almez.pntic.mec.es

  

 

 

 

Google