WB01343_.gif (599 bytes)

 

Tigre .

Mamífero carnívoro, el mayor de la familia de los felinos, de sinuosa gracia, elegante porte y peculiar colorido, con rayas negras sobre fondo amarillo leonado en el cuerpo y blanco en el rostro, garganta y vientre.

 

 

Especies, distribución y hábitat

Su región originaria era Siberia, pero se extendió a través de Eurasia y hoy sólo se encuentra en India, Manchuria, China e Indonesia.

Se pueden distinguir ocho subespecies o razas dependiendo de la zona geográfica en la que viven, y que se diferencian por el tamaño, color y dibujo del pelo. Las subespecies son:

- Panthera tigris tigris, tigre indio, de color amarillo rojizo o pardo herrumbroso, con vientre blanquecino, franjas negras y orejas negras con puntos blancos por fuera.

- Panthera tigris corbetti, tigre indochino, que es más oscuro que el indio.

- Panthera tigris amoyensis, tigre del sur de China, de color ocre rojizo en el dorso y colores claros en el vientre.

- Panthera tigris virgata, tigre del Caspio, tiene las franjas menos anchas, es más pardusco en los flancos, el pelaje invernal y el vello ventral son largos y tiene melena corta en la nuca.

- Panthera tigris altaica, tigre siberiano, el de mayor tamaño; el pelaje es largo y espeso, amarillento en invierno y rojizo en verano; el vientre es blanco y se extiende por los flancos; la cola es blanca y negra.

- Panthera tigris sumatrae, tigre de Sumatra, más pequeño que el indio, las franjas están más juntas, y tiene el pelo largo en las mejillas y la melena corta en la nuca.

- Panthera tigris sondaica, tigre de Java, el de franjas más estrechas.

- Panthera tigris balica, tigre de Bali, el de tamaño más pequeño.

Muchas de estas razas están en peligro de extinción, como el tigre del sur de China y el tigre del Caspio, o están ya extinguidas, como el tigre de Bali; el resto están amenazadas.

 

 

Son animales solitarios que viven en sitios muy diversos, como lugares cubiertos de densa maleza, entre montañas rocosas, en los cañaverales del mar Caspio, o incluso en pantanos poco profundos, manglares y bosques de coníferas y árboles deciduos cubiertos de nieve. No soportan bien las altas temperaturas de las horas centrales del día y entonces buscan sitios frescos entre las altas hierbas o en cuevas. El tigre siberiano es un excelente nadador, y en época de inundaciones nada de una zona a otra buscando alimentos; no sube bien a los árboles, pero se sabe que pueden dar un salto si la presa se ha escondido en un árbol. El excelente oído le ayuda a cazar cuando está esperando a sus víctimas al acecho.

 

 

Morfología

Tienen una longitud de cabeza a cola 2,7 a 3,1 m y una altura hasta la cruz de 91 cm en el macho indio, mientras que la hembra es un poco más pequeña, y una longitud de 2,2 a 2,7 en los machos de Java y Sumatra;, los más grandes y robustos son los tigres siberianos. Entre las adaptaciones que tienen para la captura y muerte de grandes presas son: las patas posteriores, más largas que las anteriores, es una adaptación para el salto; las patas anteriores están muy musculadas y son más fuertes que las posteriores; los pies delanteros están provistos de largas y afiladas garras retráctiles, que les sirves para agarrar y retener a la presa en el primer contacto; los caninos son largos y un poco aplanados, para dar una dentellada rápida y mortífera.

 

 

 

 

Alimentación

Su dieta es muy variada, pues come todo tipo de animales y de todos los tamaños, prefiere los animales silvestres pero cuando escasean, el ganado doméstico es pieza codiciada. Recorren grandes distancias en las noches de caza; todas sus tentativas no son siempre fructíferas, y posiblemente no cacen más que uno de cada 10 o incluso 20 intentos.

Caza solo, al acecho, ocultándose al máximo una vez que ha localizado a su presa, con el fin de asegurar el éxito de su ataque; la aproximación es muy cautelosa, se mantiene agazapado y se mueve paso a paso con pausas para estudiar la situación, salta sobre su víctima dando unos saltos primero para salvar la distancia, ataca a su víctima desde un lado o por detrás y no salta desde grandes distancias.

La fuerza de esta carga puede hacer derribar a la presa, a la que sujeta con sus garras por la espalda, el cuello o el hombro, mientras que sus patas traseras siguen apoyadas en el suelo; si no se ha caído la víctima en ese momento, la derriba y le asesta la dentellada en la garganta o la nuca al tiempo que la arroja al suelo. Si la presa es de un peso superior a la mitad del peso del tigre, les muerden en la garganta para asfixiarla; además, la dentellada suele durar varios minutos después de la muerte.

Se retira a un lugar apartado arrastrando a la víctima, para, con tranquilidad, comer, pero durante el recorrido comienzan a alimentarse, si no puede llevársela come rápidamente lo que puede y abandona el resto para los animales carroñeros, pero lo normal es que se queden cerca de su presa para seguir comiendo hasta que no queden más que la piel y los huesos. Las piezas pequeñas, como el muntjac, se las comen en una sola noche; el ciervo y el alce les dura varios días, a no ser que se alimenten varios tigres, como hembras e individuos jóvenes. Las hembras han de matar más a menudo si tiene cachorros que alimentar.

Los territorios, tanto de hembras como de machos, no se superponen con los de otros animales de su mismo sexo, pero el territorio de cada macho abarca el de varias hembras, y aunque pasan animales transeúntes no se quedan en ellas si las marcas de que el territorio está ocupado son recientes. Para marcar sus zonas utilizan orina mezclada con secreciones de sus glándulas anales, con la que riegan árboles, matorrales y rocas, a lo largo de las sendas, deja heces en diferentes lugares y arañan los árboles; las marcas indican a sus vecinos e intrusos la presencia de un residente, y así pueden evitar conflictos físicos y heridas; a los machos también les indica la época de celo de las hembras.

Un estudio realizado en un Parque Nacional al sur de Nepal, vio la importancia que tenían las marcas, pues cuando dejaron los tigres de recorrer una zona, por muerte del ocupante o por confinamiento de una madre con sus crías, perdieron la zona en tres o cuatro semanas en beneficio de sus vecinos. Lo que indica que las fronteras son revisadas continuamente para saber si las zonas adyacentes están ocupadas.

 

 

Reproducción

En la época de celo, que es tan corto que puede no durar más de dos semanas, el macho y la hembra se juntan; el macho puede llegar a matar o a morir por la posesión de una hembra. Tienen una gestación que dura 103 días, y nacen de 3 a 4 crías de los que no llegan a sobrevivir más que dos, que nacen ciegos y con el pelaje igual al de sus padres, a los 14 días abren los ojos y a las seis semanas dejan ya de mamar.

Aunque a los siete meses son capaces de matar, dependen de la madres hasta los 18 meses y no suelen abandonarla hasta los dos o dos años y medio, lo que aprovecha la madre para enseñarles a cazar. Las hembras suelen tener camadas cada tres años, aunque algunas pueden tener camadas más seguidas.

Los machos no se preocupan de la cría de los cachorros, aunque si es muy importante para ellos el acceso a las hembras y la paternidad de las crías; aunque no hay tantas pruebas como en el caso de los leones; se sabe de machos que al pasar a ser dueños del territorio de otro macho, mata a la descendencia del anterior, para asegurarse que las hembras de la zona entren en celo y que la descendencia sea suya.

 

 

Relación con el medio

No tiene enemigos naturales, sin embargo ha sido muy cazado por el hombre como diversión por los habitantes de la zona o por personas que iban allí a cazarlo, pero no es ésta la causa de que bastantes razas estén en peligro de extinción, sino por la falta de alimento, pues las zonas apropiadas para los grandes ungulados, y en consecuencia para los tigres, se dedican a la agricultura. Además, las reservas donde viven son pequeñas y están aisladas una de otras, lo que no permite establecer contactos entre poblaciones.

No suele atacar al hombre cuando pasa por su territorio si éste no le molesta, se sabe de tigres que los han acompañado a cierta distancia durante muchos kilómetros como si los escoltaran. Aunque existen animales que devoran hombres, el hábito lo pueden adquirir por un accidente, como es un encuentro súbito en el que muere el hombre, pero que el tigre se convierta deliberadamente en devorador de hombres depende de la oportunidad y de la disponibilidad de otras presas, los encuentros no son frecuentes pues donde habitan los tigres hay poca población humana. Pero si un tigre se convierte en antropófago, puede sembrar el terror en grandes áreas.

 

 

Taxonomía

Tipo: Cordados.

Subtipo: Craneados o Vertebrados.

Clase: Mamíferos.

Subclase: Terios.

Infraclase: Euterios.

Orden: Carnívoros.

Familia: Félidos.

Género: Panthera.