WB01343_.gif (599 bytes)

 

Elefante.

Mamífero de la familia de los elefántidos, es el mamífero terrestre de mayor tamaño, que, unido a sus formidables colmillos y a la trompa de que está provisto, impone respeto y fascinación. También asombra por su capacidad para aprender y por su adaptabilidad como animales de trabajo.

 

 

Especies, hábitat y distribución.

Existen dos especies de elefantes:

- Elephas maximus, elefante asiático que se encuentra en Ceilán, Birmania, Thailandia, Malasia y Sumatra y vive en junglas y bosques. Se conocen 4 subespecies: Elephas maximus bengalensis, elefante indio, Elephas maximus maximus, elefante de Sri Lanka, Elephas maximus sumatrana, elefante de Sumatra, Elephas maximus hirsutus, elefante de Malaysia.

- Loxodonta africana, elefante africano, de mayor tamaño que el anterior, se encuentra en África, al sur del Sáhara, en la sabana, valles fluviales y bosques. Se conocen dos subespecies: Loxodonta africana africana, elefante de sabana, Loxodonta africana cyclotis, elefante de selva.

El elefante de la sabana es el más conocido y el más fácil de estudiar, pues vive en los pastos despejados de África oriental, mientras que los que viven en los densos bosques africanos y en las selvas asiáticas son difíciles de observar.

 

 

Morfología.

Tienen el cuerpo macizo y las piernas muy sólidas, terminadas en pies cortos y anchos, con la suela almohadillada y grandes uñas. El hocico se alarga en forma de trompa flexible, con los orificios nasales en el extremo, y los colmillos, que están a ambos lados de la trompa, son troncocónicos, de crecimiento continuo y muy largos.

Comparadas las dos especies, el elefante asiático es más pequeño, tiene la espalda convexa, las orejas y los colmillos más pequeños, dos protuberancias en forma de cúpula sobre los ojos y la trompa no tiene más que un lóbulo; el elefante africano presenta la trompa terminada en dos labios o dedos.

 

El cráneo es muy grande comparado con el tamaño del cerebro, pero ha evolucionado así para soportar la trompa y la pesada dentición; pero es relativamente ligero porque en la parte superior cuenta con una extensa red de células y cavidades de aire. La fórmula dentaria es I1/0, C0/0, P3/3, M3/3, de los cuales los incisivos superiores son los colmillos

Los colmillos aparecen a los 2 años y crecen a lo largo de toda la vida; el marfil de los colmillos del elefante es una mezcla única, y un corte transversal muestra un dibujo regular romboidal, que no aparece en los colmillos de ningún otro mamífero. Los de los machos asiáticos son más pequeños y los de las hembras apenas sobresalen de los labios. Los emplean en la alimentación, y con ellos arrancan la corteza de los árboles o excavan buscando raíces; los exhiben en los encuentros sociales y también pueden utilizarlos como armas.

El labio superior y la nariz se han transformado y alargado para formar la trompa. Tiene el cuello corto, pues debido al peso del cráneo y la mandíbula, no ha podido evolucionar como en el resto de los herbívoros, por esto no pueden llegar al suelo con la boca y la trompa les permite alimentarse a partir del suelo, pero también la utilizan para coger alimento de las copas de árboles y arbustos. La trompa les sirve también para beber agua, para saludar, para acariciarse y para amenazar.

Las aberturas nasales están en el extremo de la trompa y son muy sensibles al olfato y al tacto; por el olfato se reconocen los miembros de una manada y también pueden detectar amenazas, como por ejemplo la presencia del hombre. El tacto lo tiene en los lóbulos de la trompa, que son prensiles y están provistos de finos pelos sensoriales.

Las orejas tienen una buena irrigación sanguínea y pueden abrirse como en abanico para incrementar la corriente de aire, lo que les permite perder calor y con ello aumenta el índice de refrigeración del cuerpo. Por esta razón, los elefantes africanos de la sabana son los que las tienen más grandes, pues son los que viven en un hábitat más abierto y caluroso. Tienen un oído muy agudo y se comunican por medio de vocalizaciones, sobre todo los que viven en la selva.

 

 

Las patas son como pilastras, provistas de huesos gruesos y pesado; se apoyan en las falanges, en los elefantes asiáticos y de la selva tiene cinco dedos en las patas anteriores y cuatro en las posteriores, mientras que los de la sabana tienen cuatro en las anteriores y tres en las posteriores, que están incrustados en una blanda almohadilla de fibras elásticas rodeadas de una matriz grasa, lo que les permite caminar en silencio entre la espesura y sin dejar apenas huella.

La piel tiene un grosor de unos 2-4 cm y está escasamente cubierta de pelo. Deben cuidar su piel, por lo que suelen vivir cerca del agua, en la que se introducen para rociarse con la trompa tanto de agua como de tierra. Se dan baños de barro pues el barro y el polvo les ayuda a mantener la piel libre de parásitos.

Otras características de los elefantes son:

- La hembra tiene sólo un par de mamas y están situadas entre las patas delanteras.

- Los machos tienen los testículos dentro de la cavidad corporal durante toda la vida y no descienden al escroto en la pubertad.

- Siguen aumentando de tamaño a lo largo de toda su vida, de modo que el animal más corpulento en un grupo es seguramente el más viejo.

 

 

Alimentación

Son completamente herbívoros (hierba, hojas, brotes, flores y frutos); cuando se agota la hierba busca su alimento en las partes altas de los árboles y arbustos, e incluso comen sus partes leñosas: ramitas, ramas y cortezas, y excavan en busca de raíces, sobre todo después de las primeras lluvias. Beben agua aspirando por la trompa y vertiéndola a continuación en la boca.

Pueden derribar árboles para comer. Las mandíbulas y los dientes constituyen un sistema especializado para triturar materias vegetales duras. De los 6 dientes que tienen en cada mandíbula, sólo el primero, tanto de la mandíbula de arriba como la de abajo, está en uso, hasta que la superficie se desgasta, entonces el siguiente diente es empujado hacia adelante; cuando el último se desgasta, el elefante muere de hambre.

El sistema digestivo es similar al de los caballos, o sea, son herbívoros pero no rumiantes; en el ciego y en el colon tiene lugar la fermentación microbiana de la celulosa ingerida, y también se produce la absorción de los productos de la fermentación.

Debido a su gran tamaño y a la rápida asimilación tienen necesidad de grandes cantidades de comida, un adulto puede necesitar 150 kg diarios, pero no todos los digiere y gran parte de la comida sale del cuerpo sin ser digerida. No pueden pasar mucho tiempo sin agua, y necesita de 70 a 90 litros diarios.

Descansan al mediodía, normalmente a la sombra, sobre todo durante la estación calurosa. Por lo que para tener cubiertas sus necesidades de comida, bebida y sombra en cantidades suficientes, y durante todas las épocas del año pueden necesitar territorios de 750 a 1.600 km2. Suelen seguir los mismos caminos cuando van de un lugar a otro y a lo largo de varias generaciones, por lo que el resultado de ese transito da las llamadas "sendas de los elefantes" que atraviesan las densas selvas y bosques africanos y asiáticos.